fbpx

6 ejercicios PRÁCTICOS para MEJORAR la DISCIPLINA y LOGRAR tus METAS

Este tema es muy controversial porque se juzgan variables muy íntimas y personales que van desde la cultura, la educación, el nivel social y hasta el ambiente de trabajo en que la persona se desarrolla. Mi visión es que independientemente de esas variables externas que puedan influenciar el concepto de lo que debe de ser la disciplina, existe una variable definitiva para iniciar el camino hacia la disciplina, es el principal “driver” y se llama DECISION.

 

Ser disciplinada comienza con una simple decisión, la de cumplir el compromiso que te hiciste a ti misma. Un cumplimiento que está alineado a ser ejemplo para los demás y poder exigir disciplina a los demás. Por eso no es algo opcional no cumplir cuando hemos tomado la decisión y hecho el compromiso. Y aquí traigo el punto de que necesitamos valernos de la organización y a la misma vez de proactividad para anticipar los riesgos externos a que nos enfrentamos para cumplir nuestras metas. Esto es, hacer un plan y, en adición, planes secundarios que compensen posibles desviaciones.  Muchas veces he escuchado comentarios sobre si fulana es medianamente disciplinada y ante eso mi pensamiento y experiencia me ha dictado que no existe una clasificación en términos medios en la forma de evaluar a una persona en esta área. No hay zonas grises en la disciplina, somos o no somos disciplinados.

 

En mi experiencia de vida y mi carrera profesional de más de 15 años en el mundo corporativo, estando expuesta a muchos roles y estilos de liderazgo me han enseñado el valor de tener una cultura personal de disciplina propia. Tu decisión de ser disciplinada y de fortalecer tu personalidad íntegra del cumplimiento, te diferenciará del grupo promedio de líderes y te aseguro que en ocasiones no serás muy popular. Te podrían clasificar como un “bicho raro”, sobre todo aquellos que se excusan por su falta de cumplimiento. Te acusarán de exagerada, cuadrada, etc., etc., etc., pero no se trata de llegar a esos límites, sino se decidir ser mejor cada día para lograr resultados y contribuir con nuestro ejemplo a quienes dependen de nosotros.

 

Ser disciplinada es una carrera y no una meta en nuestra vida. Es una decisión que nos traerá bondades, beneficios, alegrías y nos llenará de éxitos a nivel personal y profesional.

 

Te propongo 6 ejercicios que me han ayudado a levantar la valla y ser cada día más disciplinada.

 

  1. NO ACEPTAR EXCUSAS

 

Empezando por nosotras mismas, las excusas no son opción. Sabiendo que estamos comprometidas, debemos evaluar conscientemente qué han sido obstáculos en el camino, cómo lo he enfrentado y si estoy tomando un camino fácil (poner excusas).

 

Recordemos que la disciplina viene con ser ejemplo para los demás. Para esto debemos entender bien a lo que nos estamos comprometiendo y no hacerlo sin conciencia plena. A veces por querer complacer a los demás a todo le decimos que sí y a la hora de dar los resultados nos damos cuenta de que no conocíamos o no teníamos todas las variables necesarias para poder cumplir.

No aceptar excusas requiere también tener la moral suficiente para ello y ante todo reconocer que sí se podía lograr lo pautado porque sabias cómo lograrlo. Este elemento de no aceptar excusas te hará más exigente en tus ejecutorias para poder entender bien lo que pides y en lo que te comprometes.

 

Evitemos usar este principio para buscar la perfección de las cosas o ser intransigente ante determinadas situaciones. Su valor es usarlo como elemento de desarrollo para nosotros mismos y para quienes dependen de nosotros, en la familia o en nuestro equipo de trabajo. Este podría ser un factor diferenciador para ti a la hora de lograr resultados, darás ejemplo y te respetarán excusas porque tu cumplimiento y disciplina están por encima de la valla.

 

  1. REFUÉRZATE CON LOS BENEFICIOS

 

La disciplina paga con múltiples beneficios y es valioso reforzarnos en ellos en nuestro proceso de mejorar cada día. Los beneficios colaterales de la disciplina pueden ser un incentivo que nos mueva y motive a continuar.

Normalmente miramos el reconocimiento como uno de los resultados de ser disciplinadas, pero más allá de esto existen muchos otros que debemos poner en la balanza. Para muchos el tiempo extra que da ser disciplinado es importante porque te permite hacer otras tareas.  Para otros poder acostarte sencillamente satisfecho porque realizaste todo lo planificado es otro.

 

Describe 3 beneficios que traería la disciplina para ti:

 

  1. ____________________________________________________________________
  2. ____________________________________________________________________
  3. ____________________________________________________________________

 

  1. RODÉATE DE GENTE DISCIPLINADA

 

En nuestro día a día nos relacionamos con personas de múltiples formas de ser y con valores diferentes. A veces no podemos decidir con cuales personas relacionarnos porque no está en el marco de nuestro control (por ejemplo, en el trabajo).

 

Sin embargo, habrá muchos espacios donde sí podemos ser selectivos al rodearnos de personas que son modelos de disciplina. Esa actuación nos dará elementos para aprender otras técnicas o vividas.

Identifica algunas personas de tu entorno personal o profesional que son ejemplos de disciplina y de quienes te gustaría aprender :

_________________ , _______________ , ____________________ , ____________________ .

 

  1. PLANIFICA Y ENFÓCATE

 

Es normal que cuando tomamos la decisión de ser disciplinados nos enfrentaremos a variables externas de rechazo, obstáculos o situaciones externas no controlables. Por eso es crítico que nos enfoquemos con concentración, que tengamos claro el cómo y el para qué estamos haciendo las cosas. Asegúrate de que la meta esté claramente definida y que a la misma vez tengamos plan B, C y Z para las contingencias. 

Haz un plan donde tengas visibilidad de cierto plazo, de manera que te ayude y sea una guía para lograr los resultados. Una forma de hacerlo es tener tus objetivos del año, hacer un plan trimestral más detallado y llevarlo a acciones mensuales, semanales y diarias que te permitan hacer un monitoreo efectivo del avance.

 

  1. AYÚDATE DE LA TECNOLOGÍA

 

Usa recordatorios y la agenda para no dejar ningún cabo suelto en tu planificación.  Esto es una regla obligada cuando quieres apegarte a tu plan y lograr resultados.

La mente puede ser traicionera si lo dejamos todo a su cuidado, así que mantén el control de tu ejecución a través del uso inteligente de las herramientas que la tecnología tiene a nuestra disposición.

 

  1. COMIENZA TEMPRANO

 

Levántate temprano. Me llama mucho la atención cuando escucho decir ¨has tenido suerte¨. No creo mucho en la suerte, porque la suerte es una vieja fea que pasa todos los días frente a tu casa a las 4:00 am y si no estás despierta para verla se te va y no regresa. Es una forma de decir que los objetivos se logran a través de estar DESPIERTAS, ATENTAS, CONCENTRADAS y esto lo he logrado muy temprano en las mañanas.

Es cierto que todo dependerá de la forma en que tengas organizado tu ciclo de vida o rutina diaria. Hay personas que son “nocturnas” y prefieren extender su jornada para ganar el tiempo extra en las madrugadas, antes de ir a dormir o sienten que su rendimiento es mejor en las noches. Solía ser de estas “nocturnas” en una época, así que conozco las dos caras de la moneda.

 

A tempranas horas de la mañana, luego del descanso, el cerebro está en óptimas condiciones para pensar más ágilmente y para tomar decisiones importantes con mayor claridad. Créeme, el tiempo de dedicación a tareas en tempranas horas se reduce dramáticamente versus las tardes o la noche. Ya después de 6 u 8 horas laborando o en el afán del día estamos cansadas y no reaccionamos igual.

 

Comenzar temprano impacta tu disciplina personal y fomenta un carácter de excelencia.

 

Es tu turno de ponerte en acción para tu bienestar! Yo invito!

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on pocket
Share on linkedin

Hábitos

Productividad

Bienestar

Recibe tu ebook CONSIGUE TU BIENESTAR, con 3 Técnicas Poderosas para sentirte Saludable, Productiva y Plena en menos de 30 días. Subscríbete al blog debajo y habrás iniciado el proceso para una mejor vida para ti.